Contenido de la Due Diligence

Los documentos que típicamente son sometidos a estudio y análisis son, entre otros, los siguientes:

  • Estados financieros
  • Declaraciones de impuestos
  • Extractos de cuentas bancarias
  • Alquileres y arrendamientos: Contratos de alquileres, leasing, rentings, etc..
  • Contratos de terceros como proveedores y distribuidores
  • Reportes de Ventas
  • Reportes de Administración de Personal y Nómina: Contratos de trabajo, recibos de nómina, inspecciones de empleo, auditorías de seguridad e higiene de los centros de trabajo, etc..
  • Seguros: Seguros médicos, seguros de responsabilidad, etc.
  • Inspección de equipos y/o edificios
  • Licencias y permisos asociados con la actividad.
  • Documentos de Marketing, publicidad, promociones, etc..
  • Patentes o documentos de Propiedad Intelectual
  • Inspecciones y documentos respecto a legislaciones locales (medioambientales, tratamiento de datos, horarios de servicios, etc, …)

Esta lista es genérica pues la información que cada negocio deberá de aportar obedecerá a una estructura distinta y relacionada con la actividad de la empresa.


Hemos dejado fuera de la lista un documento no oficial, pero de especial importancia en el proceso. Se trata del manual operativo o manual de operaciones de la empresa. En la mayoría de los casos, el comprador suele conocer en detalle los aspectos operativos del negocio pero no debemos darlo por sentado. Si su negocio se caracteriza por ofrecer un servicio o producto distinto, peculiar y marcadamente diferenciado, el comprador agradecerá tener acceso a dicha información. Es vital que el nuevo propietario tenga la tranquilidad de saber que arrancará su nuevo negocio con un manual de operaciones en sus manos. No hay nada que tranquilice más a un futuro gestor. Ello incrementará las posibilidades de éxito del proceso de venta. Pero no se adelante en enseñarlo

¿Cuánto tiempo dura el proceso?

 

La Due Diligence puede llevar cualquier período de tiempo y siempre será el que comprador y vendedor acuerden. Normalmente, para empresas pequeñas y medianas, no suele durar más de 30 días.

En cualquier caso, el tiempo invertido dependerá de los siguientes factores:

  • La disponibilidad de la información solicitada. Cuanto más rápido el vendedor responda las demandas de los compradores, menor será el tiempo de due diligence.
  • La velocidad a la que el comprador revise toda la información. Cuanto más organizada y clara se proporcione toda la información, menos durará la due diligence.
  • Comunicación entre vendedor y comprador. Cuanto disponible esté el vendedor a las preguntas y aclaraciones solicitadas por el comprador, menos durará la Due Diligence.

 

¿Cuál es el propósito de due diligence?

 

Las empresas son organizaciones complejas y, al no ser precisamente baratas, hay cientos de detalles que deben considerarse antes de proceder a la compra de una de ellas.

Si bien una vivienda es susceptible de considerarse apta o no y si está en precio de mercado o no tras una breve inspección, un negocio implica muchas variables intangibles que a menudo no son evidentes. Con un negocio, debe hacerse una oferta, negociar las condiciones y luego acordar la posterior fase de Due Diligence. Si todos los potenciales compradores realizasen la debida Due Diligence antes de hacer una oferta, el vendedor invertiría una cantidad enorme de tiempo con muchos compradores con los que nunca llegará a un acuerdo.

El propósito, por tanto, es por un lado demostrar al comprador la veracidad de la situación de la empresa que podrá comprobarse con la debida inspección de los documentos oficiales y originales y, por otro, aplazar el análisis exhaustivo del negocio hasta después de acordar las condiciones de la operación.

Contacto

B4GS
Avd Alfonso XIII
28016 Madrid
Teléfono: 34 911863197
Dirección de correo electrónico: info@b4gs.es
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Businesses for Global Sale

Página web creada con 1&1 Mi Web.